Envío GRATIS a España sin mínimo de compra 🚚 Recoge tu pedido en cualquier tienda en 24h

Cómo hacer el café perfecto con cafetera francesa

Brewing Guide

25.04.2022 -

By Syra Coffee

La cafetera de prensa francesa es una opción infalible para preparar una excelente taza de café sin complicarse la vida. En este artículo, te contamos los secretos de esta preparación para que puedas sacarle todo el jugo en casa.

 

La cafetera francesa es una de las más populares del mundo. Se basa en un método muy sencillo: solo hay que echar el café dentro, verter agua hirviendo, bajar el émbolo y dejarlo reposar unos minutos. El resultado es una taza de aroma intenso que se ha ganado muchos adeptos entre los más cafeteros.

Para quienes todavía no han usado nunca una cafetera francesa, hoy vamos a ver qué es, cómo funciona, qué se necesita para conseguir resultados óptimos y cómo hacer café con este tipo de cafetera.

¿Qué es una cafetera francesa?

La cafetera francesa es una especie de jarrita con una prensa interior (un émbolo o pistón) hecha de malla, que filtra el café molido sumergido en agua caliente y ayuda a extraer sus componentes solubles. De ahí la variedad de nombres que recibe: cafetera de émbolo, cafetera de pistón, prensa francesa…

El origen de esta cafetera se lo disputan franceses e italianos. Aunque nadie sabe a ciencia cierta quién la inventó, lo que está claro es que en las cocinas galas ya se usaba una técnica parecida en la década de 1850. 

La leyenda cuenta que un francés se olvidó de hervir el agua con el café, tal como se hacía en aquella época. En lugar de volver a llevarlo todo a ebullición, vertió el agua directamente sobre el café molido y pasó la mezcla por un filtro. Había nacido la técnica de la prensa francesa.

En todo caso, el primero en patentar la cafetera de émbolo fue el italiano Attilio Calimani, en 1929, tras realizar algunas mejoras técnicas para evitar que el café se escapara por los lados.

Con los años, el diseño se fue perfeccionando con diferentes filtros hasta que, en los años sesenta, el suizo Faliero Bondanini popularizó su modelo (primero en Francia y luego en el resto de Europa).

¿Qué partes tiene?

La cafetera de émbolo que conocemos actualmente, independientemente de su estilo o tamaño, tiene una estructura básica: una jarra con una tapa por la que pasa un pistón con un filtro de acero que se ajusta a los bordes del recipiente.

La jarra suele ser cilíndrica, pero a veces tiene forma de tetera. Puede estar hecha de vidrio, acero inoxidable, cerámica o plástico. En la medida de lo posible, lo mejor es escoger un modelo termorregulador, para conservar el café a la temperatura idónea.

La función del émbolo o pistón es colar el café. Por ello, consiste en una vara en cuyo extremo inferior (la que está en contacto con el café molido) hay un sistema de filtrado, formado por discos o mallas de metal. Con el tiempo, conviene cambiarlo para evitar que deje pasar sedimento.

CafeteraFrancesa_SyraCoffee_Blog

 

Entonces ¿cómo funciona?

El método para preparar café con prensa francesa es totalmente distinto al de la cafetera italiana o la máquina de espresso tradicional. Estas funcionan por percolación, es decir, el agua pasa a través del café a mucha presión por tiempo limitado, con lo que se obtiene un café concentrado y con mucho cuerpo.

En cambio, las cafeteras francesas funcionan por infusionado, como el té. El agua está en contacto con el café en todo momento, extrayendo su aroma y su sabor, pero en la última fase del proceso el filtro del pistón separa los posos del líquido: finalmente, se obtiene un café suave pero con todo el potencial de sabor del propio café.

El método de la cafetera francesa es sencillo y permite disfrutar del sabor del café en toda su pureza, percibiendo su complejidad. Por eso, es ideal para los amantes del café americano o filtrados: preparaciones de café más diluidas en agua que se caracterizan por ser más ligeras que las antes mencionadas italiana y espresso.

Se trata de una técnica para hacer café particularmente bueno: de hecho, es casi imposible que te salga mal. Por eso mismo, cada vez más gente opta por este tipo de cafetera para casa.

Vayamos al grano: cómo darle el toque “especial”

Comprar café de calidad, conseguir un punto medio-grueso de molienda y utilizar agua filtrada/mineral: como con cualquier otro procedimiento para hacer café, usar buena materia prima es fundamental.

Te contamos más sobre las tres claves de un café excelente con prensa francesa:

1. Café de especialidad

No hay posibilidad de disfrutar de una buena taza si no usas un buen café… ¿La recomendación de los expertos? Café de especialidad!


El término café de especialidad se usa para referirnos a cafés que se han puntuado con más de 80 puntos en la escala de control de calidad de la SCA (Specialty Coffee Association) llevada a cabo por catadores profesionales. Para alcanzar esa puntuación (que tiene en cuenta todas las características del café, como acidez, dulzor, cuerpo, balance, fragancias, etc.) hay que cuidar del café en cada fase de su desarrollo. Desde plantaciones sostenibles, cuidando la tierra, hasta su envasado y transporte, con total trazabilidad y seguridad de lo que se está consumiendo.


Solo las cerezas maduras se recolectan y se procesan separadas de los cafés comerciales, se guardan y empaquetan siguiendo rígidos protocolos.
El café es una fruta, y como tal ha de considerarse como una de temporada, cuánto más fresca mejor.
El café de especialidad trabaja con las cosechas más frescas, siguiendo y apoyando a los productores pagando normalmente un precio por encima del mercado por sus cafés.

 

El café de especialidad Syra Coffee es de origen único (proveniente del mismo campo, de una misma finca), 100 % arábica y de cosechas transparentes. Lo tostamos todos los días con cariño en Barcelona y te lo llevamos a casa en un visto y no visto.

> Ver cafés <

 

2. Molienda media

No todas las cafeteras funcionan con la misma molienda. En este caso, el punto ideal es un molido medio tirando a grueso, con una textura consistente y uniforme, parecida al de la sal gruesa: si el filtro se encalla o el café sale turbio, significa que se ha hecho demasiado fino.

Sin embargo, el grado de molido es uno de los elementos con el que puedes experimentar: a partir de una molienda gruesa, en preparaciones sucesivas puedes probarlo más fino (si te gusta más intenso) o más grueso.

Por este motivo, es especialmente recomendable comprar café en grano (tueste de filtro o tueste omni para que el resultado sea ligero, acorde con esta técnica) y usar un molinillo que te permita regular la molienda. Puede ser manual o eléctrico de muelas, que te darán más control.

 

3. Agua de calidad

Si no quieres que la cal o la pesadez alteren la acidez y el sabor de tu café, lo mejor es que uses agua de mineralización baja, ya sea embotellada o purificada.

 

Cómo hacer un café americano con cafetera francesa

 

 

Necesitarás:

- Cafetera francesa

- Báscula

- Hervidor 

- Café molido (16 g por taza)

- Agua (250 ml por taza)

- Cuchara larga


      PASO 1

      Coloca la jarra en una superficie plana y no resbaladiza, y quita la tapa con el pistón. Añade el café al recipiente: unos 16 gr por cada 250 ml (por supuesto, esta ratio puede variar si prefieres el café más o menos intenso…). 

      Si no tienes báscula, calcula unas dos cucharadas soperas de café por vaso de agua.

      Si tu cafetera francesa es de 600 ml, duplica estas cantidades.

       

      PASO 2

      Pon a calentar el agua hasta que llegue a 94 °C. También puedes hervirla en una cazuela y dejarla reposar un minuto.

       

      PASO 3

      Vierte el agua directamente en la jarra y procura que no quede café sin mojar

      Deja reposar entre 3,5 y 4 min. Con la cuchara remueve la costra que se formó en la superficie y deja reposar otros 5 minutos esta vez con la tapa puesta. Sumerge el pistón de forma lenta.

       

      PASO 4

      Sirve el café poco a poco, utilizando la tapa como tope, para evitar que se mezcle el sedimento.

       

       ¿Todavía no has probado el café de cafetera francesa?

      El sistema de prensa francesa tiene muchas ventajas: se puede preparar una gran cantidad de café, no necesita electricidad, no genera residuos y es uno de los métodos más versátiles, ya que puedes modificar el sabor en función de una serie de variables.

      ¿Más virtudes? El café preparado con prensa francesa es sabroso y aromático, y las cafeteras de émbolo apenas necesitan mantenimiento, además de ser bonitas, económicas y fáciles de limpiar.

      Si eres amante del buen café, tienes que probar la cafetera francesa.

      En Syra Coffee encontrarás packs para french press perfectos: el mejor café de especialidad sumado a una selección de cafeteras ergonómicas con doble filtro para garantizarte una bebida clara y delicada.

      ¡Descúbrelos!

      Related Blogs

      Newsletter