Envío GRATIS a España sin mínimo de compra 🚚 Recoge tu pedido en cualquier tienda en 24h

Un mundo de café de especialidad : Centroamérica (2ª parte)

Knowledge

04.01.2022 -

By Syra Coffee

Continuamos con el viaje


Esta vez en Syra Coffee queremos ir contigo a recorrer Centroamérica. Una región ecuatorial con climas tropicales y grandes cadenas montañosas, de altitudes superiores a los 800 metros. Un paraíso para cultivar el café arábica en condiciones óptimas.


Tanto es así que tres de los países de esta zona del planeta están entre sus 10 principales productores. Unas condiciones excepcionales para que prolifere el buen café de especialidad. Si tienes dudas sobre qué son este tipo de cafés, te recomendamos que leas el artículo donde te lo explicamos. Lo que ahora lees, pertenece a una serie de artículos en los que recorremos los principales lugares de cultivo de café en el mundo. Puedes consultar también Sudamérica, África y Asia¿Te pillamos deshaciendo el equipaje? Pues vuelve a empaquetarlo que nos vamos.

 

Café de Honduras

Ya es habitual ver a este pequeño país disputarse el 5º puesto de la producción mundial con India y Etiopía, que cuentan con territorios diez veces más extensos. Esto además le convierte en el principal productor de todo Centroamérica, lo que nos da una idea de su importancia. La altura media del país supera los 1000 metros, condición muy ligada a las mejores cualidades del café. Tanto es así, que cultivar variedades de baja calidad en Honduras está prohibido. Y no es un eufemismo, es una ley.

En Honduras encontramos cafés 100% arábica, métodos de producción y recolección tradicionales muy arraigados en la mayoría de sus plantaciones, y un 98% de cultivos de cafeto a la sombra, en un país de altas temperaturas. El resultado es un gran respeto por el medio ambiente, la conservación de la riqueza del suelo, y un café de aromas afrutados y un punto justo de acidez.


Café de Guatemala

Para empezar, un dato curioso. Fue el médico guatemalteco Federico Lehnhoff Wyld, quien inventó el café soluble a principios del siglo XX.


En Guatemala encontramos 800 millones de plantas de cafeto, a la sombra de 38 millones de árboles. Esto constituye el mayor bosque artificial de todo CentroaméricaLo que supone un gran pulmón de oxígeno, un excelente fijador de dióxido de carbono, y una de las principales fuentes de ingresos del país. La sombra que proporciona este gran bosque, permite que las cerezas del café maduren con lentitud. Antes de ser recogidas y seleccionadas de manera manual.

Cerca de 300 microclimas, y unas plantaciones de cafetos que, en más del 90% de las ocasiones, están situadas por encima de los 1300 metros. Todo esto te dará una idea de la amplia gama de sabores que ofrecen. Tazas exquisitas de delicioso aroma, agradable dulzura, y acidez delicada.


Café de México

El café está muy arraigado en la cultura mexicana. El llamado “café de olla” es testigo de ello, y aunque esta forma de prepararlo y servirlo poco o nada tiene que ver con el café de especialidad, no podíamos dejar de mencionarlo. 


México está entre los 10 principales productores del mundo. Y aunque el cultivo de cafetos se concentra en Sierra Madre Oriental y del Sur, el café supone casi el 50% de las exportaciones agropecuarias del país. Sin duda el café mexicano le debe mucho a las pequeñas fincas en manos de familias productoras


Cerca del 90% de las explotaciones son de estas características. Caficultores de tercera o cuarta generación que han encontrado la manera de sobreponerse al cambio climático, los índices de criminalidad, y los costes de producción, entre otras adversidades. Pasión y esfuerzo que en los últimos años se han visto recompensados, con un creciente interés por parte de empresarios y baristas locales para sacar del café especialidad sus más brillantes cualidades. 



Café de Nicaragua

Un país que poco a poco confirma su alto potencial. No lo han tenido fácil en Nicaragua. Un final de siglo XX y principios del XXI marcados por una guerra civil, el huracán Mitch, sequías y la crisis de la industria del café.


A pesar de todo esto, el café es uno de los productos que más aportan a la economía y la identidad de “el país de los lagos y volcanes”. Las asociaciones de agricultores y cooperativas están tomando las riendas de la situación. Apoyándose en la calidad de su café de especialidad y su relevancia internacional. Sirva como ejemplo que el 100% de la recolección se realiza a manoDebido a la gran diversidad de suelos y climas es difícil describir unas características comunes, pero sí que encontramos un cuerpo y acidez suaves.


Café de El Salvador

La verdad es que es bastante pequeño, El Salvador. David también lo era, y a Goliat ya no le esperan para cenar. Estamos hablando del país que una vez fuera el cuarto productor de café del mundo. Sin embargo, aunque ese tiempo pasó, sigue proporcionando unos lotes de excelente calidad.  Ese claro cambio de prisma, que sustituye cantidad por calidad, ha sido gracias a personas instruidas en la producción de cafés especiales. Una nueva generación de cafeteros que, con esta nueva visión y enfoque, han conseguido que el cultivo del café suponga una inyección de recursos para las áreas rurales.


Las plantaciones, en el 95% de los casos, se dan en fincas pequeñas. Facilitando así el cuidado y la recolección de los cafetales. Además, esta actividad juega un papel importante en la conservación del medio ambiente. Un 90% de la producción de café está a la sombra de árboles, que ayudan a la maduración lenta de los frutos, poseen relevancia hidrológica, y contribuyen a preservar la biodiversidad. Otro gran ejemplo de pasión y esfuerzo.


Café de Costa Rica

La calidad de vida en Costa Rica es muy alta. Normal que sepan sacarle partido a los pequeños placeres, como es disfrutar de un buen café. El aumento de los costes de producción y la inflación, han obligado a este país a encontrar cómo diferenciarseLas condiciones climáticas son excelentes, pero la innovación y el conocimiento técnico, lo ha convertido en un país pionero en métodos de procesamiento.


De esta forma han llegado a ser líderes mundiales en la trazabilidad y sostenibilidad de la producción de cafés especiales. Los molinos que poseen las propias fincas, medianas y pequeñas, ofrece un tratamiento muy personalizado a sus cosechas. Dando lugar a una amplia gama de sabores únicos según la procedencia de cada lote.

 

 

Café de Panamá

A pesar de ser un país pequeño, Panamá es de gran importancia dentro del mundo del café de especialidad. Muestra de ello son dos hechos que te van a sorprender.  Por un lado, Panamá se está convirtiendo en todo un referente en el turismo del caféLa región de Boquete, atrae cada vez más visitas dispuestas a dedicar varios días a recorrerla, solo por el placer de disfrutar de los diferentes cafés que ofrece.


Por otro, el 80% de la producción es arábica, pero sobre todo de una variedad muy concreta, y muy valorada por su excelente calidad: el Geisha. Esta variedad, de origen etíope, es especialmente difícil de cultivar. Necesita plantarse a 1700 metros sobre el nivel del mar, y unos cuidados muy delicados debido a su escaso follaje, y raíces poco profundas.


Su dulzor, su acidez brillante, y sus aromas florales y frutales, le han convertido en café muy muy cotizado. Tanto es así, que no para de batir récords de precio desde 2014. En 2018, una libra (casi medio kilo) de Geisha panameño se vendió por 803 dólares. En septiembre de 2021, el precio de subasta, por esta misma cantidad, ha alcanzado los 2568 dólares.


Y aquí nos paramos. ¿Qué te ha parecido el recorrido? Bastante completo, ¿verdad? Es muy posible que después de tanto leer sobre diferentes cafés, casi los estés saboreando y te llegue algo de sus notas.


Puede que te entren ganas de probarlos todos de golpe, pero no te agobies.


 

Related Blogs

Newsletter