Envío GRATIS a España sin mínimo de compra 🚚 Recoge tu pedido en cualquier tienda en 24h

Cold brew: tu guía para hacer café en frío

Brewing Guide

16.06.2022 -

By Syra Coffee

¿Te has preguntado cómo hacer un buen café cold brew en casa? Con nuestra breve guía, aprenderás a preparar fácilmente esta bebida versátil, perfecta para el verano.

  

Para quienes somos cafeteros, el café con leche de media mañana y el solo de después de almorzar son casi sagrados. Pero con estos calores, la idea de tomar algo caliente puede hacer que nos echemos atrás… Si a ti también te pasa, tenemos una buena solución.

El café cold brew no es un simple café frío. El modo en que se elabora, totalmente diferente al habitual, le confiere unas características únicas y muchas virtudes que convencen incluso a los más fieles al espresso.

Sigue leyendo para averiguar cómo preparar este café fresquito e ideal para el verano. 

 

ColdBrew_SyraCoffee

 

¿Café frío? No. Café en frío.

El cold brew no es propiamente un tipo de café. Es un método de elaboración que solo utiliza agua fría y tiempo para sacar los sabores del café. En ningún momento se aplica calor: no preparamos un café caliente y luego lo enfriamos.

Estamos hablando de hacer el café sin calentarlo desde el principio hasta el final. En realidad, lo que hacemos es una infusión fría de café, es decir, maceramos el café. Para ello, dejamos el café molido en contacto con agua durante al menos una noche.

Como la elaboración del cold brew coffee es tan sencilla, lo importante es partir de buenos ingredientes: usar un buen café de especialidad y agua mineral para lograr la mejor bebida posible.

Otra de las claves es la proporción de café respecto al volumen de agua. En Syra, te recomendamos una ratio de 1:10, es decir, una parte de café molido por cada diez de agua.

La molienda también es importante. Debe ser de grosor medio-grueso para que el café no se extraiga más de lo debido y la bebida resultante sea amarga o astringente. Si no tienes molinillo en casa, acércate a tu tienda de café de especialidad y pide que te lo muelan para hacer cold brew.

En cuanto al perfil del café, dependerá mucho de tus gustos y de cómo pienses usar la bebida final. Para tomarlo como infusión fría, en general los que mejor funcionan son los afrutados. Pero un buen café achocolatado va genial para mezclar con leche! Y siempre, siempre compra café natural y recién tostado.

 

Verás que, para prepararlo, en nuestra receta utilizamos la botella Hario. Es una especie de jarra de cristal resistente al calor y a los golpes que tiene un filtro de malla muy fina en el interior.

 

En Syra la usamos mucho porque nos permite obtener una bebida perfectamente extraída y es muy fácil de limpiar y mantener en buen estado. Además, por el formato de tapa que tiene, la podemos llevar sin problemas en la mochila del gimnasio o en la bolsa del trabajo.

 

¿Verdad que la Hario es alucinante? Pues puedes conseguir esta cafetera de diseño japonés junto con un paquete de 250 gramos del café de especialidad que elijas, en grano o recién molido.

> Ver pack Cold Brew <

 

¿Cómo preparar café cold brew en casa?

Necesitarás:

- Báscula

- Botella Hario

- 500 ml de agua mineral del tiempo

- 50 g de café de especialidad molido

 

Paso 1

Pesa el café. Abre la botella Hario, sácale el filtro y añade los 50 gramos de café molido dentro.

 

ColdBrewGuide_SyraCoffee

 

 

Paso 2

Coloca la jarra vacía encima de la bascula y vierte 500 gramos de agua.
Revuelve con suavidad para que todo el café quede mojado y en contacto con el líquido.

 

ColdBrewer_SyraCoffee

 

 

Paso 3

Cierra la botella y déjala en un sitio en el que la temperatura sea lo más estable posible. Una buena opción es incluso dentro de la nevera.

Dejarlo reposar entre 16 y 24 horas.

Pro tip: Como guía inicial, en Syra te sugerimos 16 horas si lo has dejado a temperatura ambiente y 24 si lo has puesto en la nevera.

 

Paso 4

Pasado el tiempo que hayas marcado, retira el filtro con el café molido. 

Tu cold brew está listo: puedes tomarlo tal cual, pero con hielo (picado o en cubitos) está de vicio.

Prueba a ver qué te parece y recuerda que siempre puedes dejarlo macerar más horas o menos y jugar con la proporción de café y agua hasta encontrar tu fórmula favorita. 

Adicionalmente, te dejamos aquí el video donde nuestro manager de El Born explica cómo preparar un buen cold brew usando la botella Hario. 

 

ColdBrew_SyraCoffee

¿Es mejor el café tradicional o el infusionado en frío?

El resultado del infusionado en frío es un café más ligero y hasta un 60% menos ácido y amargo que el que se extrae en caliente. 


Cuando exponemos café a una extracción en máquina de espresso lo exponemos a una extracción muy violenta. Normalmente trabajamos a 92-95 grados, e inyectamos ese agua con una presión de 9 bares (atmósferas) a un café que previamente hemos compactado para que resista esa presión, y todo esto en solo 25-30 segundos.


Jugando con todos estos parámetros adecuadamente podemos extraer un café que aún así sea, muy intenso en aroma y sabor, pero con los matices y características propias del café.
 

En cambio, el cold brew es menos denso y tiene una aroma más sutil. Al dar el primer sorbo nos sorprenderá en la boca, ofrece un sabor intenso y lleno de matices. Además, al ser menos ácido, se percibe más el gusto dulce y afrutado del café, por lo que no hace falta añadirle azúcar o edulcorantes.

Entonces ¿qué es mejor? ¿La extracción en frío o en caliente?

Las propiedades del café, en frío o caliente, vienen determinadas por su tostado; la cantidad, temperatura y características del agua; la molienda, y el tiempo de infusión, entre otros muchos factores.

Dicho esto, según varios investigadores:

- Los cafés de preparación caliente tienen una mayor capacidad antioxidante.

- La preparación en frío es más digestiva, ya que es menos ácida.

- Los cafés macerados en frío tienen mucha cafeína (unos 200 mg), más que los calientes. Ojo con esto: al ser una bebida ligera, podemos beber más cantidad y, a la larga, consumir dosis elevadas de cafeína.

Al margen de sus beneficios organolépticos, el cold brew tiene otras ventajas evidentes:  te puedes preparar más cantidad de golpe y llevártelo cuando vas a la playa, de viaje en coche, a una merienda en el parque… Lo que no tomes, lo puedes meter en la nevera y conservarlo hasta dos semanas. Incluso puedes congelarlo o hacer cubitos de hielo para usarlo en otras elaboraciones.

¿Cómo servir tu cold brew?

En verano, puedes añadirle más agua fría o unos buenos hielos. Y siempre que te apetezca, puedes mezclar leche o tu bebida vegetal preferida para obtener un café más cremoso.

También es perfecto para usar como concentrado en combinados y cócteles con o sin alcohol. Los sibaritas saben que este tipo de café casa a la perfección con sabores cítricos. De hecho, con un simple rizo de piel de limón es super refrescante.

El café cold brew es una bebida con muchas posibilidades. Y hemos preparado unas recetas muy divertidas y deliciosas para sorprender a tu paladar este verano. 

¡Stay tuned! 

 

Related Blogs

Newsletter